EL MANGRULLO


Año 7 Número 77 - 1 de diciembre de 2006
Editora responsable: Raquel M. Barthe
mangrullo@sion.com
www.angelfire.com/stars/rbarthe

Boletín dedicado a la Literatura Infantil y a la Lectura.


El Mangrullo en Internet
usuarios.sion.com/mangrullo

ISSN 1666-3403 (correo electrónico)
ISSN 1666-3411 (en línea)

Auspiciado por la Secretaría de Educación del GOBIERNO DE LA CIUDAD DE BUENOS AIRES, por RESOLUCIÓN N° 117 / 5 de julio de 2001 y por el Ministerio de Educación Ciencia y Tecnología de la Nación, por RESOLUCIÓN N° 107SE de abril de 2002.

Las notas firmadas expresan ideas y opiniones que son responsabilidad de los firmantes y que no representan necesariamente las ideas y opiniones de EL MANGRULLO.


SUMARIO:

1 - NUEVO ENFOQUE DE ESTUDIO EN LA LITERATURA INFANTIL LATINOAMERICANA (Parte II) - Luis Cabrera Delgado
2 - EL LIBRO COMENTADO
3 - CARTAS DE LECTORAS/ES
4 - EL BUZÓN LOCO
5 - CUENTO - Luis Luján
6 - NOTICIAS


NUEVO ENFOQUE DE ESTUDIO EN LA LITERATURA INFANTIL LATINOAMERICANA
Parte II

Luis Cabrera Delgado

AMPLIACIÓN DEL CAMPO DE ESTUDIO

Creo que ya es hora de que los investigadores, estudiosos y críticos de la literatura debamos traspasar los enfoques historiográficos y limitados a puros análisis nacionales para abordar las características que de manera general identifiquen, particularicen y definan a la literatura infanto juvenil latinoamericana.
El estudio de la producción narrativa de las últimas décadas, permite distinguir en ella especificidades recurrentes en el orden temático-argumental, que pueden constituir un enfoque de partida para reconocer a la literatura infanto juvenil del continente latino. Estas peculiaridades temáticas las pudiéramos clasificar en distintos tipos, y son:

Rescate de leyendas aborígenes

Las culturas autóctonas del continente ofrecen un cúmulo de mitos y leyendas que los antropólogos se han preocupado de rescatar de labios de sus conservadores, y los escritores, con más o menos destrezas, se han ocupado de transcribir, sobre todo en libros para niños de manera tan prolífera que “su presencia es tan fuerte en algunos casos que suplanta a la literatura infantil” (ROSELL, 1995, 9); es por ello que múltiples son los textos que a manera de ejemplos se pudieran citar, pero me limitaré a mencionar a Primitivos relatos contados otra vez, del colombiano Hugo Niño, libro premiado en el Concurso Casa de las Américas de 1976, y Hace muchísimo tiempo. Cuentos, mitos y leyendas de América Latina, del cubano Sergio Andricaín.

Recreación de temas de culturas autóctonas

La diversidad y riqueza cultural aborígenes ofrecen un rico caudal de motivos, anécdotas, personajes o referencias que los autores han sabido aprovechar. El valle de los Cocuyos, de Gloria Cecilia Díaz, libro galardonado con el Premio El Barco de Vapor de 1985, se ambienta en un lugar fantástico, en el que la autora, sin especificar a qué cultura en particular se refiere, mueve la anécdota de la aventura a través de mitos y leyendas que nos son propias. Por su parte, Aníbal Eduardo León Zamora recurre a la cultura de uno de los pueblos del altiplano andino para, en dos planos: realista y fantástico, fabricar la historia que nos cuenta en Sueño aymara. Esta novela obtuvo el primer premio del concurso Enka de 1995.

Referencias a hechos históricos

El surgimiento de la literatura infantil en el panorama del mundo occidental coincide en América Latina con el proceso de independencia y liberación política que se desarrolló en sus colonias desde finales del siglo XVIII, por lo que no es raro entonces que entre los primeros libros de cada país del continente, generalmente aparezcan los temas históricos, las biografías de caudillos independentistas, las anécdotas patrióticas y la épica libertaria como una manera para la formación y/o reafirmación de la identificación nacional en los niños. Actualmente, y con una mayor intención estética, se siguen abordando los hechos históricos acaecidos acá. Puedo citar la serie La saga de los confines, donde la argentina Liliana Bodoc vuelve, con el vigor de una nueva épica, al descubrimiento y conquista de América; y La vieja que vuela, en la que su autor, el cubano Froilán Escobar nos lleva al escenario y acontecimientos de la guerra de guerrilla de la Revolución que precedió la instauración del socialismo en su país.

Utilización del folclor o cultura popular

En América Latina existe un rico folclor nutrido de savia de los diferentes pueblos aborígenes existentes en el continente a la llegada de los europeos, que por su parte aportaron un inmenso caudal de tradiciones y sabiduría popular, de la misma manera que posteriormente lo hicieron los africanos de disímiles étnias, que como esclavos llegaron portando la oralidad de sus respectivas culturas.
Un libro emblemático de este abordaje es De olho nas penas (Premio Casa de las Américas 1981 de literatura brasileña, infelizmente no traducido al español), donde Ana María Machado precisamente hace a su héroe realizar un recorrido onírico por los tres grandes complejos étnicos que constituyen los cimientos de identidad de América Latina.
El folclor hispánico, de manera particular, ha sido utilizado como motivo temático en un libro como El valle de la Pájara Pinta, de la cubana Dora Alonso, libro premiado en el Concurso Casa de las Américas en 1980; por su parte, la brasileña Marina Colasanti ha trabajado un tipo de cuentos de hadas en Lejos como mi querer (Premio Norma, 1996), donde resulta fácil descubrir la huella del cuento tradicional europeo.

Empleo de la fauna y la flora

Esta ha sido una temática muy tradicional en la literatura infantil latinoamericana que, como todas, comenzó con fábulas y otras historias de animales, pero que ha evolucionado hasta nuestros tiempos en su forma e intención. Gilberto Rendón Ortiz, por ejemplo, recurre a recursos como el antropomorfismo para recrear el hábitat de la fauna mexicana en su libro Grillito Socoyote en el circo de pulgas y otros cuentos de animales, premiado en el Concurso Casa de las Américas de 1981; mientras que los argentinos José Murillo y Ana María Ramb, hacen un reclamo ecologista en Renancó y los últimos huemules, también premiado en el certamen de Casa de las Américas, este en 1975.

Ubicación de historias con locaciones específicas

La aventura es, prácticamente, sinónimo de movimiento y desplazamiento, y ésta, de manera independiente al realismo o fantasía con que se trabaje la historia, se puede ubicar en una zona geográfica determinada. Ello no necesariamente definirá una literatura regional, pero si a ello se unen otras condiciones, como la nacionalidad e intencionalidad del autor, entonces sí será un elemento que la caracteriza. El cubano Gumersindo Pacheco mueve a los personajes de su novela, galardonada con el Premio Casa de las Américas de 1994: María Virginia está de vacaciones en un recorrido de mucho realismo desde del centro, y a través de diferentes pueblos de Cuba, hasta la capital de la república; por su parte, la boliviana Isabel Mesa se vale de la fantasía que le proporciona, no sólo la literatura, sino también los videos juegos, para llevar a los protagonistas de su novela TrapiZonda al escenario del Cono Sur de hace sesenta y cinco millones de años para seguir las huellas de diferentes dinosaurios que habitaron en lo que hoy es Bolivia, Chile y Argentina.

(Concluirá en el próximo número)

_______

* Luis Cabrera Delgado nació en 1945 en Jarahueca, Yaguajay, Sancti Spíritus, Cuba).
Es Narrador, dramaturgo y escritor radial y graduado de Psicología en la Universidad Central Marta Abreu de Las Villas en 1966.
Ha obtenido importantes reconocimientos por su obra para niños y jóvenes, tanto en Cuba como en el extranjero.
Entre sus libros publicados se encuentran: Antonio el pequeño mambí, Tía Julia, Carlos el titiritero, Catalina la maga, Raúl, su abuela y los espiritus, Cuentos de Jarahueca y Vino tinto y perejil, cuentos suyos aparecen en diversas antologías y libros de texto de enseñanza primaria en Cuba.
Su obra ha sido traducida a varios idiomas. Ha ganado premios y distinciones en certámenes literarios en Cuba, España, Aregentina y Colombia. Actualmente reside en Santa Clara.


EL LIBRO COMENTADO



I

GIAMPIERI, Elena. Papelote = Papelino / Elena Giampieri ; ilustraciones Carolina Farías. -- Córdoba : Comunic-arte, 2006. -- [24 ca.] p. ; il. col. ; 27 cm. -- (Colección Los niños del Mercosur / dirigida por Graciela Pedraza). -- ISBN 987-602-018-8. -- (Tercer Premio 2° Concurso de Cuentos Infantiles Los Niños del Mercosur).


Este es un cuento con una típica estructura temporal abierta porque hay una sucesión de hechos, pero sin una interdependencia lógica entre ellos; simplemente se suceden en el tiempo, pero el hilo narrativo permite tanto la supresión de alguno como la introducción de otros sin que se modifique la trama. Este tipo de estructura es muy apropiado para los niños.
De esta manera, Elena Giampieri describe la vida de Papelote desde su nacimiento como un simple papel blanco que aguarda, en una pila de papeles idénticos, la llegada de la tinta que le dará su identidad. Entonces no se siente feliz de ser quien es y piensa que le hubiese gustado ser otra cosa. Sin embargo las circunstancias lo van llevando a distintas situaciones y en todas ellas va descubriendo un aspecto positivo que le permite disfrutarlas. Ésta es la forma como Papelote se encuentra a sí mismo y descubre su verdadera identidad que lo hace libre, sin importarle la opinión de los demás.
Esta pequeña, pero gran historia, está narrada con sencillez y utilizando un lenguaje poético que permite al lector, no sólo disfrutarla, sino también reflexionar acerca de profundos temas de la vida.

II

DEVETACH, Laura. Noche de luna llena / Laura Devetach ; ilustraciones Moguel De Lorenzi. -- Córdoba : Comuni-arte, 2006. -- [32 ca.] p. ; il. col. ; 20 x 22 cm. -- (Colección Vaquita de San Antonio / dirección de colección Graciela Pedraza). -- ISBN 987-602-014-5.


Con su habitual estilo poético, Laura Devetach nos presenta una protagonista de condición humilde, que vive en una zona rural, pero con una inmensa riqueza interior. Justamente es la pobreza material donde se desarrolla la acción la que, por contraste, hace resaltar la importancia de esta riqueza espiritual que es la verdadera fuente de la felicidad.
Blanca tiene la capacidad de jugar, imaginar y fantasear, aunque no posea verdaderos juguetes ni objetos valiosos. Una caja de cartón adornada con recortes es el cofre que guarda sus tesoros. Las latas de sardinas vacías se convierten en cunas para sus pequeñas muñecas, hechas con rollos de trapo y con vestiditos de papel, un espejo de mano y un sinfín de objetos que otros niños considerarían basura, pero que la imaginación y la fantasía de Blanca convierten en invaluables tesoros.
Un día queda su amado espejo olvidado en el montecito y la noche de luna llena atrae a los animales, que la autora humaniza para crear esa atmósfera mágica donde ellos cambian opiniones acerca de esa tajada de luna (para el burro), un mar (para la vaquita de San Antonio) o un plato lleno de estrellas (para el tero).
Un final feliz cierra la historia cuando Blanca sale a buscar su espejo perdido y lo halla entre el pasto. Entonces cree ver la impronta de los animalitos en un lengüetazo de burro, las huellas de las patitas de la vaquita de San Antonio y los picotazos del tero.
Una joyita para la biblioteca infantil


CARTAS DE LECTORES/AS


I

Estimada Raquel:
Te felicito por tanta polenta, por el trabajo desinteresado y porque te has anticipado a los tiempos.
Estoy a punto de concluir una Maestría de Literatura para niños y estoy pensando de qué modo aprovechar no sólo esa Maestría, sino (lo que me parece tan rico como el estudio pertinente), mi experiencia.
He dictado muchos cursos a docentes para la Red Federal (más de 40) y he sido rectora en una de las tradicionales Escuelas Normales Nacionales del país (luego transferidas).
Creo que se podrían hacer muchas cosas (incluso cursos a través de este medio). Te consulto porque me he jubilado (sólo en los papeles) y no quiero tejer solamente escarpines sino continuar específicamente en lo que más me gusta. Espero tu respuesta.
Un saludo cordial,
Cora Renard

II

Raquel:
Desconocía la historia previa de El Mangrullo y me gustó mucho conocerla. Tuviste una excelente idea al contarla.
Es un trabajo arduo el que concretás todos los meses tanto vos como tus colaboradores.
Muchos de los que nos dedicamos a la LIJ, te lo agradecemos profundamente, tanto por los artículos de fondo como por las reseñas.
Te felicito por aquella idea que ya tiene casi 10 años y felicito a las personas que te acompañaron a lo largo de los 10 años.
Un cariño grande para vos especialmente y para tu grupo todo.
Susana Cazenave

III

Querida Raquel:
Qué interesante la historia de El Mangrullo.
Ni siquiera conocía el significado de la palabra.
Como escritora de literatura infantil me siento privilegiada de recibir esta revista electrónica, gracias a ella he conocido y tenido contacto con gente con la que jamás hubiera pensado tener relación, entre esas personas estás incluida tú.
Así supe que eras también escritora de literatura infantil y pude conocer tu libro "Valentina".
Gracias por tan hermosa iniciativa.
¡Sigue adelante!!!
Un saludo cariñoso desde La Paz, Bolivia
Isabel Mesa

IV

Estimada Raquel:
Creo que no es un "poco" de historia, sino una Gran y Sobresaliente historia la de este mangrullo empecinado en mirar desde su espacio la riqueza que le rodea y generoso para abrir espacios a otros, para unir miradas diferentes, para soñar con un espacio en el que sean plenos la dignidad, la justicia, la esperanza, la alegría y el amor.
Un abrazo desde la Ciudad de la Costa, en Uruguay.
Nos conocimos en un hotel de Buenos Aires una vez que fui a la Feria del Libro con Sylvia Puentes.
¡Felicitaciones y mucha energía para continuar esta actividad a la que le veo mucho de misión asumida.
María Cristina Laluz

V

¡Eres maravillosa, Raquel!
¡Qué visión del mundo tan universal!
Te admiro.
Continua así.
María Panadero
España-México

VI

Raquel:
Me gustó mucho conocer el origen de tu Mangrullo.
Gracias,
Susana Taboada

VII

Raquel:
Gracias por darnos a conocer la historia del Mangrullo, pues así nos acercamos más a un sueño hecho realidad: tal como sucede en los cuentos infantiles.
Felicitaciones,
Celso Román
Escritor de Colombia

VIII

Raquel:
Acabo de enterarme que El Mangrullo su creación y funcionamiento es cien por ciento un emprendimiento tuyo, lo cual me llena de admiración por los alcances que tiene en beneficio de los que lo leemos y quiero agradecerte personalmente, pues yo en forma particular me enriquezco cada mes con algo que me parece excepcional.
Mira, te pongo por ejemplo acabo de informarme gracias a tu MANGRULLO que en mi país, Bolivia existe la Academia boliviana de Literatura Infantil y Juvenil, pues de inmediato me pondré en contacto con Isabel Mesa para solicitar mi admisión a la misma, mil gracias por todo querida Raquel, mis felicitaciones y sigue adelante en bien de todos los interesados y amantes de la literatura infanto juvenil.
Un abrazo,
Velia Calvimontes
Escritora - Cochabamba (Bolivia)

IX

Felicitaciones a ti, Raquel, por tu fermental entrega y a Luis Cabrera, por su excelente artículo.
Desde Uruguay,
Sylvia Puentes de Oyenard
Escritora - Montevideo (Uruguay)


EL BUZÓN LOCO


I

LUCCIONI, Alejandra Julia. Cosas que sé sobre Papá Noel : un libro para todos los que creen en Papá Noel sean o no niños . – Victoria : Ocruxaves, 2002. – 72 p. : il. ; 21 cm. – ISBN 950-9874-84-1 -- aluccioni@redynet2.com.ar


Este cuento es muy divertido y mirá si no: se trata de Papá Noel.
No es muy largo, tiene 7 capítulos; igual son cortitos y me fue muy fácil leerlo.
Cuando estaba por la mitad, ya me confundía; no se sabe si creer en Papá Noel o no.
Yo diría, ¡pobres los grandes, qué injusto! no les trae regalos a ellos. (esto es para los chiquitos; lo puse porque todos sabemos que Papá Noel no existe y es una pena).
Yo me desilusioné mucho cuando supe esto, pero a pesar de todo, sigo creyendo porque es muy lindo creer.

Trinidad Viñas Ibarra
(11 años)
Socia N° 9
Biblioteca Infantil Samay Huasi

II

PESCETTI, Luis María. Historia de los señores Moc y Poc / Luis María Pescetti ; ilustraciones de O’Kif. -- Buenos Aires : Alfaguara, 2003. -- 120 p. : il. ; 20 cm. -- ISBN 950-511-882-1.


Los personajes de Moc y Poc nos remiten a “los chifladitos” de Roberto Gómez Bolaños, con sus diálogos disparatados y carentes de toda lógica, que tanto divirtieron a los chicos de la década del setenta. Las ilustraciones de O’Kif también remiten a los personajes mencionados, por lo que resulta obvia la fuente de inspiración y falta de originalidad, pese a estar bien escrito, recreando un estilo en forma novedosa.
Puede decirse que es un libro placentero y divertido.

Ana María García

III

COFLER, Eoin. Artemis Fowl : el cubo B. – Buenos Aires : Montena, 2006. – 344 p. ; 19 cm. – ISBN 950-9080-11-X.


Artemis está feliz de haber logrado reunir a su familia tras mucho esfuerzo. Sus padres, por su parte, están decididos a hacer que el joven prodigio enmiende sus pasos y deje de lado su vida criminal. Artemis quiere complacerlos pero a la vez se resiste a dejar sus mañas y emprende un último plan antes de retirarse. Lamentablemente el plan falla rotundamente y Artemis se ve en graves problemas para lograr deshacer el lío en que se ha metido. Sólo la ayuda de las criaturas fantásticas podrá salvarlo en esta oportunidad.
Esta tercera novela de la serie nos muestra a un Artemis dividido entre su amor por sus padres y su apego a la vida criminal.
La influencia positiva de sus padres y sus compañeros de andadas parece estar haciendo mella en su faceta criminal y Artemis llega a considerar seriamente cambiar de vida. Pero cuando su último plan empieza a salir mal no hay posibilidades de dar marcha atrás y las circunstancias terminarán llevándolo a una situación en la cual la decisión ya no estará en sus manos.
Esta nueva entrega de Artemis Fowl retoma gran parte de los elementos y personajes presentados en las primeras novelas y agradará a los fanáticos de la serie. Al mismo tiempo, nos muestra un aspecto poco explorado de Artemis, su conciencia, lo que le da un poco de frescura a una serie que de otra forma sería un tanto reiterativa. Esto sumado a un final inesperado hacen que esta tercera parte nos deje esperando una cuarta novela.

Lic. Francisco J. Di Lorenzo

IV

MONTES, Graciela. Había un vez una princesa / Graciela Montes ; Elena Torres. -- Buenos Aires : Alfaguara, 2005. -- [20 ca.] p. : ¸il. col. ; 17 x 17 cm. -- (Colección Prelectores. Serie Pictocuentos). -- ISBN 987-04-0160.0.


Había una vez una, (princesa) es un libro para los más pequeños, desde esos momentos en que pueden manipular objetos hasta la época en que ya quieren leer. Es un relato en donde escritura y dibujo se unen y complementan. La presentación, el formato y el material están pensados para ser perfectamente manipulados sin dificultad. Es una forma didáctica de aproximar al niño a la lectura placentera, a recorrer con su índice y con su mirada el hilo de las palabras intercaladas con los dibujos.
De este modo, el prelector puede predecir lo que la historia relata.
La princesa está aburrida y decide tejer. Teje que teje una bufanda interminable. Toda la comarca se abriga con ella, cortando un pedacito para su cuello.
Tanto el lenguaje escrito como el diseño se unen en forma armónica y sugestiva.
Este relato, sin embargo, hubiese dado muchas más posibilidades si, en algún momento hubiese sucedido algo, un conflicto, que lo transformara en un hermoso cuento para mayor deleite de los pequeños.

Claudia Seghezzo

V

NESBIT, Edith (1858-1924). Cinco niños y eso / Edith Nesbit ; edición literaria a cargo de Graciela Equiza ; ilustraciones de tapa e interiores Emiliano Pereyra ; traducción Márgara Averbach. – Buenos Aires : Andrés Bello, 2005. – 216 p. : il. ; 20 cm. – ISBN 987-22269-5-4.


NESBIT, Edith (1858-1924). Historia de un amuleto / Edith Nesbit ; edición literaria a cargo de Graciela Equiza ; ilustraciones de tapa e interiores Emiliano Pereyra ; traducción Rosa Corgatelli. – Buenos Aires : Andrés Bello, 2006. – 240 p. : il. ; 20 cm. – ISBN 987-1306-05-9.


Luego del éxito se J. K. Rowling, las editoriales han decidido rescatar (con gran acierto) escritoras como E. Nesbit.
Estos dos libros se enlazan a través de los mismos protagonistas, en una historia original, llena de fantasía y de magia, aunque la autora no se preocupó demasiado por el rigor de los datos; así encontramos, por ejemplo, que en la antigua Babilonia comían maíz.
No obstante, las historias ejercen gran atractivo en el público infantil porque entre texto y lector se establece un verdadero pacto ficcional donde la realidad deja lugar a la fantasía y todo es posible: el Psammid o hada de la arena (un personaje mágico) irrumpe en la vida de los cinco hermanos para cumplir todos sus deseos, aunque la elección de éstos no resulta demasiado feliz y causa más problemas que satisfacciones.
En el segundo libro reaparece el singular personaje y se establecen viajes al pasado y al futuro donde la aventura está siempre presente.
A diferencia del primer libro, donde los chicos son quienes manejan todas las situaciones sin la ayuda de los adultos, en el segundo aparece un personaje (el caballero instruido) que aporta el apoyo del conocimiento.
De esta manera Nesbit pasea al lector por la historia de la humanidad, sin caer en didactismos y haciendo creíble cada situación, ya que los chicos se comportan como chicos.
Dos libros excelentes para los lectores infantiles.

María Esther Cantatore

VI

GATTI, María Isabel. Culturas y estéticas contemporáneas / María Isabel Gatti, Josefina Trebucq ; coordinación María Clara Loza. -- Buenos Aires : Stella, 2005. -- 192 p. : il. col. ; 28 cm. -- (Colección Con-textos ; 5). -- ISBN 950-525-398-2.

Este quinto libro de la colección con-textos, resulta un interesante punto de partida, para invitar a nuestros alumnos a reflexionar sobre la historia de nuestra cultura.
Les propone pensar con espíritu crítico, sobre los cambios que se han sucedido en la realidad social que nos ha tocado vivir y su relación con nuestra cotidianeidad.
A modo de prólogo es narrado como anécdota, el viaje en el tiempo de un joven Dadaísta; quien dialoga con las autoras desde su mirada crítica de artista; y es el joven, quien va a ir proponiendo los temas pertinentes al libro.
“Culturas y estéticas”, nos sitúa frente a la cultura como práctica social, que es abordada desde las diferentes visiones y definiciones teóricas, según el objeto de estudio, en el que se haya centrado la atención.
Y nos abre a nuevos interrogantes y a diferentes miradas sobre nuestra identidad cultural, desafiando al lector a participar activamente como productor cultural; de arte, desde su subjetividad.
Y nos aporta para ello reflexiones sobre la noción de arte, donde nos plantea que para comprender la obra de un artista, es necesario ubicarlo a él, al producto y a nosotros mismos como observadores, en la red de complejas relaciones que se establecen en las diferentes etapas históricas; es decir contextualizándolo.
Para ello, nos sensibiliza hacia el arte y hacia los movimientos de vanguardia, donde surgen varios problemas epistemológicos que definen a la modernidad.
En este nuevo libro, se abre una nueva etapa hacia la vida colectiva, lo comunitario; que se caracteriza por ser un periodo de transición hacia una nueva síntesis y donde debe ser revalorizado el arte como medio para atravesar el obstáculo del individualismo; y así abrirse paso hacia lo colectivo y poner la mirada en el otro, proponiendo la tolerancia, la convivencia y aceptando y respetando las diferencias entre los hombres.
Se anticipa así un camino de compromiso social hacia la comunicación entre los diversos actores de la sociedad, que comienza aquí; a través de las distintas miradas que aportan varios artistas de las más variadas disciplinas, las que nos dan muestra de claros testimonios sobre sus propias experiencias de vida y que conforman nuestra memoria colectiva y que apuestan y han apostado a este camino; en sí, el más acertado para invitar a los jóvenes a ser participes de su propia formación cultural y artística.
“Culturas y estéticas” es muy recomendable para los jóvenes a la hora de tomar decisiones, al hacer sus propias elecciones; dado que al presentarles al arte como la expresión natural del hombre, como vía de comunicación de sus más entrañables anhelos, como regulador del intelecto, válvula de escape hacia el goce personal y compartido; inspirador de un proyecto en común y de la búsqueda compartida de felicidad en sus vidas, resultará de valioso aporte para ellos.

Paula Thomas


CUENTO

¡Vamos todavía!


Luis Luján

A Rubén Pauletti

El cabezazo fue rotundo y la pelota dibujó una curva burlesca ante la mirada del arquero, azorada primero y resignada después, cuando fue gol ya en el ocaso de la tarde.
El partido era el broche de oro de un campeonato relámpago, y por consiguiente, se jugó a última hora. Solteros contra casados. Una modalidad muy difundida en la zona. Los casados, luego de mucho insistir, lograron que integrara el equipo el célebre veterano don Torcido Villafañe. El partido fue tranquilo; reñido, pero tranquilo. No hubo discusiones, peleas, ni juego fuerte. Los solteros dominaban y era lógico. Ganaban uno a cero y los casados sudaban la gota gorda. Ya el sol se había entrado y se jugaba con las últimas claridades. El avance comenzó en el medio campo, luego de que el Barrigudo Roldán encontrara un rebote y desbordara por el lateral derecho hasta cerca del banderín del córner. Entonces el Torcido Villa, que venía en diagonal, entró en el área gritando:
-Mandá el centro... mandá el centro...
El Barrigudo levantó la cabeza, vio que Villa entraba como traído por un ángel y mandó el centro. Como dije, había poca luz, y el Torcido, experimentado en estas lides, pisó la medialuna y vio que la pelota venía a media altura, servida para una palomita. Con la falta que hacía un gol, no lo pensó dos veces. Se largó, voló como antes y le pegó un espléndido frentazo.
Notó la pelota un tanto desinflada, pero vio como entró, sublime, en el ángulo derecho. La excitación del gol lo transformó, se paró enseguida y corrió hacia el centro de la cancha. Besó la camiseta tres o cuatro veces y no pudo contener las lágrimas que, poco a poco, le humedecieron la ropa. Desaforado, gritó y gritó como nunca su obra:
-Gol y gol y gol... ¡Golazo...! ¡Vamos carajo...! ¡Vamos, todavía que los tenemos...!
Al decir tenemos, se dio cuenta de que estaba solo. Nadie lo acompañaba en el festejo. Miró para atrás y vio en la penumbra, que el partido continuaba, allá, cerca del arco contrario. Volvió decepcionado al lugar del cabezazo y con un dejo amargo, reclamó:
-¿Por qué anularon el gol...? -Roldán, que estaba cerca, le aclaró:
-Pero, don Villa... ¿no se dio cuenta que cabeceó un tero...?
-No puede ser... No puede ser... -dijo y repitió el Torcido mientras dirigía su mirada hacia lugar donde había entrado el balón. Y allí estaba el tero... desaliñado y moribundo, enganchado en la red.

En: LUJÁN, Luis. Muerto el Pedro se acabó la rabia : y otros cuentos de la infancia. -- Gualeguaychú : Tierra del Sur, 2005. -- 64 p. ; 21 cm.


NOTICIAS

6° Concurso Premio de Literatura Infantil EL BARCO DE VAPOR – 2007

Auspiciado por la Secretaría de Cultura de la Presidencia de la Nación Argentina

Ediciones SM
Avda, Belgrano 552
C1092AAS – BUENOS AIRES
Argentina
Tel. 054 11 4000-0400
Fax: 054 11 4000-0429
editorial@edicionessm.com.ar


Consultar el Índice

Arriba

Principal